Buscar

La mente confusa

Actualizado: 23 may 2021


¿Puede uno dejar de sentir, es eso algo posible dentro de las incorduras de esta ironía que llamamos vida? ¿Es eso algo cierto dentro de las fantasías que se convierten en verdades claras de tras de tantos momentos infelices?


Pues no me pasa todavía, pero siento como un trozo de mi existencia misma es arrancado sin recelo de una parte escondida, que vive oculta dentro de la fortaleza hostil que mantengo dentro de mí. Busco la fuente de lo necesario que me haga iluminar todas las ideas alrededor de mí, para convertirlas en realidad, para así formar lo concreto de lo extinto.


Suena de momento un sonido relajante que con su áspera, pero risueña melodía, cambia de tono la armonía que había en mi interior. La mezcla de las voces tornan el aire amargo formando entonces el canto que ya no es ese que yo quiero. Es entonces que las agujas de mis pesares arremeten otra vez contra mí.


Y dejo entonces de estar tranquilo, para verme luchando contra las marejadas de agua que con su viento ululen hablando del destino que ya enfrento. El nerviosismo te acompaña en las situaciones en las que tu llamado parece ser claro, por momento sudas si sentir el frío que va acompañado del cansancio que te hace acostarte sin preocuparte más.


Un dulce remordimiento se enfrenta contra el dolor acosante cuando ya sabes que no puedes defenderte, empiezas luego a aceptar tu deber y dejas a otro lado lo que sabes es solo tuyo.









0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo